Zelada derrocha buen rollo, frescura y talento en Barcelona.

El pasado sábado 8 de junio, el ciclo de conciertos  Backstage de la Fábrica Moritz de Barcelona, acogió el concierto de Juan Zelada. Un evento que se hizo de rogar tras la cancelación de su actuación prevista a principios de año en el Black Music Fest. La espera valió la pena, la calidad y cercanía es uno de los objetivos de este ciclo de conciertos y en esta ocasión  se cumplió con creces.

WhatsApp Image 2019-06-10 at 13.04.13 (1)

Zelada a los teclados, salió con ganas de dar espectáculo, acompañado de Adrián Bartol al bajo, Pedro Corral a la batería y Sergio Santabárbara a la guitarra, en un escenario rodeado de cuatro columnas en medio de la sala y un atretzzo formado por un sofá, teléfono, mesitas, ropero…que te trasladaba a una fiesta privada en el saló de casa, eso sí un salón a lo grande, pero que mantenía la esencia de una velada romántica e íntima, con un repertorio variado, sonidos muy cuidados y poco monótonos, pasando del blues de “Two dirt tracks”al Soul de “Mil Ventanas”.

 Jugando entre el inglés y el castellano, Juan Zelada mostró su estilo personal imposible de encasillar en ningún género, eso hizo que la velada fluyera de forma natural y aleatoria.

En las canciones se nota su bagaje internacional, sus años en Inglaterra tras su paso por la escuela LIPA de Paul McCarney, pero también de su viaje por Sud América, experiencias que han enriquecido su carrera musical y que han hecho de él un músico único. Este madrileño un poco guiri, como se autonombró él mismo, se atreve con todo y lo hace de tal forma  que parece fácil esto de componer, cantar y tocar los teclados, da igual el estilo que sea, nos hizo viajar entre  sonidos disco funk con “hasta que no me bailes”, bailar una cumbia en “Te echo de menos”, cantar estribillos potentes en “What do I know,  un poco de reggae en “El paso del tiempo”, pop en “Get together”y blues&  Sould en “The Blues Remain” entre otras canciones que completaron el setlist de la noche.

Hacía rato que tenía al público ganado, pero faltaba el momento más íntimo, los músicos dejaron el escenario y Zelada se quedó sólo con su guitarra, tocando “You do” en acústico, para dos canciones más tarde cerrar el concierto con  “Be Somebody”.  Un concierto de esos que te deja buen sabor de boca y que se convierte  en imprescindible entre nuestro repertorio y en nuestras agendas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s